El hipertiroidismo y el hipotiroidismo

El hipertiroidismo y el hipotiroidismo

Las mujeres tienen de cinco a diez veces más posibilidades que los hombres de desarrollar hipertiroidismo.probolan 50

EL tiroides es una glándula situada sobre la tráquea, formada por dos lóbulos en forma de mariposas, que regula el metabolismo del cuerpo y participa en la producción de hormonas, especialmente la tiroxina y la triyodotironina, que a su vez tienen efectos sobre otros tejidos del organismo.pastillas para adelgazar

Por lo tanto, un mal funcionamiento de la glándula dará lugar a diversos problemas que requerirán un tratamiento determinado para evitar complicaciones más severas.welltox precio

Las dos alteraciones más frecuentes en este sentido son el hipertiroidismo y el hipotiroidismo, habitual sobre todo en mujeres mayores de 50 años.artrosis de rodilla

Sintomatología 

El hipertiroidismo tiene muchos síntomas que pueden variar de una persona a otra.Tal y como afirma Teresa Valencia, presidenta de la Asociación de Addisson y otras enfermedades endocrinas, «los enfermos se sienten cansados, especialmente al final del día, aunque tienen dificultades para conciliar el sueño». Además, «son fácilmente irritables, sufren cambios de humor y pueden manifestar temblores en las manos y un latido cardíaco irregular». Al igual que sucede con el hipertiroidismo, el hipotiroidismo tiene muchos síntomas, aunque los más comunes suelen ser ganancia de peso, intolerancia al frío, cansancio, dolores musculares y articulares, disminución de la sudoración, depresión y ritmo cardíaco disminuido.sobre

Sin embargo, aunque ambas enfermedades pueden ser graves si no se controlan, «la mayoría de las personas responde bien al tratamiento», asegura Teresa Valencia. Todas las enfermedades de tiroides suelen tener especial incidencia en la población femenina.

Las mujeres tienen de cinco a diez veces más probabilidades que los hombres en desarrollar hipertiroidismo. Por tanto, desde la Asociación de Addison y otras enfermedades endocrinas recomiendan que los adultos, especialmente las mujeres, se hagan una analítica de sangre cada 5 años a partir de los 35 años de edad. «Este tipo de analíticas rutinarias son muy útiles para descubrir cualquier problema de tiroides, especialmente si se cursa sin síntomas », explica Teresa Valencia. En relación al tratamiento, no existe una solución estándar para todos los pacientes.

Cada persona es diferente, por lo que el médico tiene que encontrar el más adecuado dependiendo de la edad, la gravedad de la enfermedad y otras condiciones médicas que puedan estar afectando la salud de la persona, como alergias a medicamentos, enfermedades del corazón, embarazo, etc.

En cualquier caso «es importante destacar que debido a que las anomalías tiroideas podrían estar presentes en el código genético, deben hacerse las pruebas otros miembros de la familia, ya que también podrían manifestar problemas».

Cambios hormonales 

Según Teresa Valencia, el embarazo es un impacto importante para el tiroides, aunque afortunadamente la mujer está preparada fisiológicamente para estos cambios. «Se calcula que durante el embarazo, el tiroides produce entre un 30 y un 50 por ciento más de tiroxina que en condiciones normales. De hecho, aproximadamente el 8 por ciento de las mujeres que han estado embarazadas desarrollan tiroiditis postparto unos meses después de dar a luz. «Este tipo de inflamación del tiroides es de origen autoinmune y puede causar hipertiroidismo, aunque suele desaparecer en 1 ó 2 meses», asegura. También durante la menopausia muchas mujeres tienen problemas de tiroides y ni siquiera se dan cuenta de ello debido a lo parecido de los síntomas, por lo que es recomendable que se realicen las pruebas necesarias para descartar cualquier problema. «Si alguna persona reconoce los síntomas mencionados debe acudir a un endocrino especializado en estas enfermedades», concluye.