La miel, un excelente alimento natural

La miel, un excelente alimento natural

La miel, es un excelente alimento natural con una gran capacidad para suministrar energía y un excelente remedio para diferentes dolencias y enfermedades. Este efecto beneficioso se debe a que en su composición están presentes más de 70 sustancias diferentes, principalmente oligoelementos orgánicos y minerales, vitaminas, enzimas, proteínas y sustancias vivas, en una cantidad que varia dependiendo del tipo y cantidad de flores libadas por las abejas, el tipo de colmena, y las condiciones climáticas y del lugar.venapro fórum

El consumo regular de la miel aumenta la tasa de la hemoglobina de la sangre, la cantidad de glucógeno disponible en el hígado y las defensas del sistema inmunitario. Es muy recomendable que la tomen personas durante procesos de recuperación, por ejemplo después de una convalecencia, así como niños y ancianos. También contribuye a una mejor recuperación física y mental en los deportistas o en los estudiantes en procesos de estrés por exámenes.climax control side effects

No todas las mieles son iguales, por esa razón es muy importante fijarse en su procedencia. Las más recomendables son las mieles orgánicas o biológicas con certificación oficial -bajo legislación de la UE-, que garantiza su origen natural, y su pureza, libre de plaguicidas, pesticidas o de cualquier otro tipo de contaminantes como antibióticos o edulcorantes, muy utilizados para aumentar la producción en países de Oriente. Es la mejor miel posible, la que además de cuidar tu salud con todas las garantías de pureza, cuida también del medio ambiente.hallupro

Se recomienda comprarla sin pasteurizar, porque el proceso de pasteurización disminuye las propiedades de la misma.
Si deseamos modificar su textura para hacerla más líquida, recomendamos calentarla al baño maría, sin que la temperatura del agua nunca llegue a los 40 ºC.
Respecto a la caducidad, aunque la miel tiene una gran capacidad bactericida que le permite preservar su estado durante mucho tiempo, hay que tener en cuenta que la humedad le afecta y puede iniciar su fermentación. Por tanto es recomendable consumir miel cosechada en el mismo año y si es de la temporada todavía mejor.fungalor en farmacias

PROCEDENCIA

De acuerdo con su origen, el etiquetado también admite denominaciones diferentes, por ejemplo las más utilizadas son las que señalan el origen de las flores que han recolectado las abejas, encina, milflores, lavanda. etc. Otras denominaciones tienen en cuenta el origen estacional: Miel de primavera, verano u otoño, o la procedencia geográfica.

Básicamente la presentación de las mieles que podemos encontrar en tiendas especializadas y dietéticas es de dos tipos:

La miel en panal, tal como sale del panal y la miel extractada que se presenta en diferentes formas, de acuerdo al estándar de grados: Líquida, cristalizada o parcialmente cristalizada.

Por el proceso de extracción que ha tenido se definen los siguientes tipos:

  • Miel orgánica: miel producida, procesada y envasada de acuerdo a las regulaciones oficiales sobre miel y productos orgánicos, y certificada por organismos oficiales y/o organizaciones independientes.
  • Miel mezclada: Consistente en una mezcla homogénea de dos o más mieles diferentes (en origen floral, color, sabor, aroma, densidad).
  • Miel Crema: miel 100% procesada físicamente mediante cristalización controlada, de consistencia suave y cremosa. Recibe diferentes nombres.
  • Miel filtrada: miel procesada por filtración para remover sólidos extraños y granos de polen.
  • Miel pasteurizada: miel que ha sido calentada bajo temperatura y tiempo que destruyen las levaduras y evita la formación de núcleos de cristalización.

LAS DIFERENTES MIELES Y SUS USOS

Miel de azahar:

Procede de los cultivos de cítricos del levante español. Su color varía del blanco al ámbar claro estando cristalizada, y ámbar más o menos transparente en estado líquido. Es una miel muy dulce, natural, cremosa, perfumada y suave en la mesa. Se ha comprobado que la miel de azahar es especialmente sedante y relajante. Está recomendada como calmante y en tisanas ligeras para niños pequeños y para adultos en casos de insomnio, ansiedad, nerviosismo, etc.  Es también antiespasmódica.

Miel de brezo:

Es desde un color ambarino claro hasta un rojo oscuro, bastante espesa y viscosa. Su aroma es sutil y recuerda los bosques en otoño. Sabor penetrante y duradero en el paladar con toques amargos sutiles, con poco olor y ligeramente amarga. Es una de las mieles más ricas en principios minerales. Muy útil contra el reuma. Desinfectante de las vías urinarias, ideal para prevenir la formación de cálculos y las inflamaciones en la vejiga, riñón y uretra y para la cistitis. Aumenta la diuresis por lo que resulta recomendada en casos de retención de líquidos. Recomendada también en problemas cardíacos: insuficiencia coronaria, arritmias, cardiopatías, angina de pecho e infarto, inapetencia y desmineralizaciones de cualquier tipo.

Miel de encina:

Es una miel de bosque y no se obtiene del néctar de las flores, sino de la melaza que se desprende de las bellotas o frutos de la encina. Es una miel recia, oscura y densa, de fuerte aroma y sabor malteado muy poco dulce. Muy indicada para combatir la anemia por su alto contenido en hierro, o para otras situaciones en la que se producen grandes perdidas de sangre, como en las menstruaciones demasiado abundantes, o cuando se pierde habitualmente sangre por la nariz. Constituye una de las mejores mieles para estimular la cicatrización de las heridas y también se utiliza en afecciones respiratorias.

Miel de eucalipto:

Es una miel ambarina su color oscila entre el ocre y el ámbar oscuro. Tiene un sabor a madera fuerte y olor balsámico. Su acción antiséptica expectorante y antiinflamatoria, es especialmente útil para los problemas en el aparato respiratorio: bronquitis, resfriado, faringitis, tos, sinusitis, asma o gripe, por sus efectos balsámicos y vermífugos. Se pueden tomar un par de cucharadas de miel al día, una por la mañana y otra antes de irse a dormir o utilizarlas en las tisanas especialmente elaboradas para tratar estas enfermedades. Es una de las más indicada para los diabéticos.

Miel de castaño:

Es una miel de bosque, de color ámbar, más oscura si lleva mielada y tonos verdosos, con un sabor intenso y ligeramente amargo, y fuertes aromas a flor y madera. Buena remineralizante por su gran contenido en hierro y muy adecuada para los trastornos circulatorios. Indicada para anemia, o para otras situaciones en la que se producen grandes perdidas de sangre.

Miel de manuka:

Es la miel que se obtiene del néctar de las flores del manuka, un arbusto de Nueva Zelanda y del sudeste de Australia. Esta miel es un antibiótico natural muy potente y un buen fungicida, gracias a un componente, el metilglioxal que está presente en el néctar de las flores de este arbusto. Se ha comprobado que la miel de manuka es capaz de neutralizar bacterias y hongos que, en muchos casos no responden al tratamiento con antibióticos o fungicidas convencionales, como, por ejemplo el Staphylococcus aureus o el Helicobacter pylori, causantes de la mayoría de úlceras de estómago y úlceras de duodeno, dolor de estómago o acidez estomacal.

Igualmente es útil para eliminar otras bacterias intestinales que acceden a nuestro interior a través de los alimentos, como la Salmonella o la Escherichia coli, responsables de intoxicaciones alimentarias, indigestión, flatulencia, vómitos, hinchazón, diarrea, etc. Para uso externo de las afecciones de la piel se puede aplicar una capa para que las lesiones externas no se infecten y cicatricen mejor. Resulta adecuada para heridas, quemaduras, pinchazos, arañazos, eczemas y otras afecciones de la piel.

Miel de tilo:

Es de un color del verdusco al negro, con una consistencia muy viscosa, y un aroma y sabor balsámicos. Tiene una gran facilidad de cristalización por lo que endurece rápidamente  Sus propiedades son antibacterianas, expectorantes, antihiperclorídicas, y sedantes. Su capacidad antibacteriana la hace adecuada en el tratamiento de anomalías del aparato respiratorio como resfriados, gripe, bronquitis, etc. Resulta también indicada para neutralizar los ácidos gástricos excesivos, por lo que puede utilizarse después de las comidas para evitar la acidez, las flatulencias o en caso de úlceras gástricas o úlceras duodenales. Las propiedades sedantes de la miel de tilo pueden ayudar a tratar problemas nerviosos como la ansiedad o el insomnio.

Miel de romero:

Se trata de una miel de un color blanco o ligeramente ambarina al cristalizar y bastante transparente cuando es líquida. Tiene una consistencia espesa y es aromática, dulce y de sabor delicado. Eficaz estimulante hepático que favorece la descongestión del hígado. Indicada para las úlceras del aparato digestivo, indigestión, acidez de estómago o flatulencias y no recomendada a hipertensos ya que es tonificante y estimulante en casos de fatiga, convalecencia, cansancio, etc. Antiespasmódica, contra el asma y la irritación de la garganta. Es rica en litio que le otorga unas propiedades específicas para combatir problemas mentales como la depresión. Utilizada externamente, tiene propiedades vulnerarias por lo que es un buen antiséptico y cicatrizante, muy adecuada para el tratamiento de pinchazos, cortes, arañazos, etc. y es antiinflamatoria muy adecuada para el tratamiento del dolor producido por golpes, reumatismo, artrosis, gota, etc. Contraindicaciones: Por su elevado contenido en litio, la miel de romero podría ser contraproducente para personas con psoriasis.

Miel de espliego o lavanda:

Es una miel de color dorado claro, de consistencia suave, fluida, con un gran aroma y sabor sutiles pero deliciosos. Miel muy fina de mesa. Muy rica en hierro. Sus propiedades antisépticas, mucolíticas y bactericidas, la hacen especialmente indicada para el tratamiento de anomalías del aparato respiratorio como la tos, gripe, anginas, faringitis y bronquitis. También contra las úlceras de estómago o duodeno. La flor de espliego le otorga una gran capacidad bactericida y antiséptica por lo que es la más indicada en tratamiento externo para picaduras de insectos, quemaduras, quemaduras solares y heridas.

Miel de tomillo:

Es una miel que varia bastante de color, va desde el ámbar claro hasta tonos rojizos. Es apreciada por ser muy aromática y agradable al paladar. Permanece líquida mucho tiempo tras la recolección y tiene fundamentalmente la capacidad para ayudar a digerir los alimentos y la de prevenir las infecciones. Es tónica, antiséptica, y activa las funciones del aparato digestivo por lo que es adecuada en anomalías como la indigestión, las flatulencias, la acidez estomacal, la diarrea u otras dolencias relaciones con una mala digestión de los alimentos. Indicada también para las afecciones respiratorias de tipo inflamatorio, la tos convulsiva y el asma. Reguladora de la tensión arterial y eficaz en caso de amenorrea (ausencia de regla).

Miel de acacia:

Es una miel suave, con un color y consistencia ambarino, como un jarabe. Tiene un aroma y sabor delicados que recuerda un poco el azahar. Es una miel que no se apelmaza fácilmente. Muy adecuada para los niños pequeños. Recomendada para la diabetes y el estreñimiento por su buen efecto laxante.

Miel de milflores:

Su color es muy variable, de ámbar claro a ámbar oscuro cuando está líquida, y marrón más o menos tostado una vez cristalizada. Procedente de varias floraciones simultáneas, presenta un sabor muy variable con un aire de monte bajo. Antiinflamatoria, digestiva y cicatrizante. Buena digestiva, antiséptica, regenerante sanguínea y cicatrizante.

Miel de abeto:

Es una miel de bosque que desprende un aroma balsámico fuerte y que procede de las secreciones dulces y la savia de  los abetos que sirven de alimento a las abejas.  La miel de abeto es de color verde. Muy difícil de conseguir porque su producción es escasa y no se produce todos los años. Se utiliza fundamentalmente para las enfermedades respiratorias.

Miel de pino:

Es una miel de bosque que se obtiene de la misma manera que la del abeto. Es de color oscuro, con un olor característico y sabor a resina. Es una miel que resulta difícil de conseguir. Resulta muy adecuada en el tratamiento de las enfermedades respiratorias.

Miel de avellano:

Se trata de una miel de color amarillo y de muy buen sabor. Es muy útil para mantener la piel en buen estado.

Miel de trébol:

Es un tipo de miel de color amarillo claro suave como la mantequilla. Es una miel que cristaliza muy rápidamente. La miel de trébol resulta adecuada en casos de debilidad general, cansancio o falta de ánimo. Especialmente indicada para personas mayores, estudiantes en época de exámenes, jóvenes con problemas nutricionales, recuperación de enfermos, personas convalecientes, pacientes que han sufrido una operación, etc.

Miel de alfalfa:

Es una miel de color ambarino claro, de aroma agradable y buen sabor. Sus propiedades son similares a la miel de trébol.

COMO TOMARLA

La necesidad puede variar de acuerdo con el estado de la persona. Por regla general 2 o 3 cucharadas soperas al día son suficientes, preferiblemente se deben añadir a un zumo de limón, leche caliente o cualquier infusión especifica como tomillo, manzanilla, tilo, milenrama. Nosotros recomendamos que se haga en ayunas y antes de acostarse, o por ejemplo después de las comidas si existen problemas digestivos.

Para los deportivas o personas sometidas a un gran estrés físico o mental, la cantidad necesaria es de 30 a 60 grs. diarios

 RESUMEN DE APLICACIONES GENERALES

  • Alcoholismo: Activa la eliminación del alcohol de la sangre hasta un 35 %.
  • Corazón: Aumenta el caudal de los vasos coronarios. Ahorra energías al corazón fatigado facilitando sus contracciones.
  • Crecimiento: Para los recién nacidos que no soportan el azúcar.
  • Diabetes: Para endulzar las tisanas y otros con miel de acacia.
  • Estómago: La miel es rápidamente asimilable, porque no necesita digestión previa. Empleada en las úlceras.
  • Garganta: Contra los comienzos de laringitis y faringitis es muy apropiada.
  • Hígado: Aumenta la cantidad de glucógeno disponible, ejerciendo una acción hepático protectora.
  • Huesos: La miel es recalcificante óseo y dental.
  • Insomnio: Sedante.
  • Intestino: Ejerce una acción positiva sobre la flora intestinal. Contra el estreñimiento en curas prolongadas.
  • Llagas: Antiséptico. Aplicación sobre úlcera, corte, herida. Acelera la regeneración de las células.
  • Sangre: Aumenta la tasa de hemoglobina.
  • Deportistas: En los entrenamientos tomar 30 a 60 gramos por día y con zumo de limón en los descansos.